Aspectos relevantes en mujeres jóvenes

A diferencia de las mujeres mayores con Cáncer de Mama, las mujeres jóvenes presentan aspectos particulares y específicos de este grupo de edad.

En esta sección podrás encontrar información relevante a la fertilidad, la sexualidad, los métodos anticonceptivos y los aspectos genéticos más importantes de tu enfermedad.

Es importante que conozcas estos aspectos desde el principio. Esto permitirá planear con tu médico y tu equipo de salud tu tratamiento, y tomar las medidas necesarias para anticipar de forma oportuna las posibles repercusiones.

#

Fertilidad

Algunos tratamientos para el Cáncer de Mama (principalmente la quimioterapia y la terapia anti-hormonal), pueden reducir la función de los ovarios y afectar la capacidad de tener hijos.

El riesgo de infertilidad depende principalmente del tratamiento que se aplique y la edad de la paciente; entre mayor sea la paciente, existe más riesgo de infertilidad.

Es importante mencionarle al médico si se desean tener hijos biológicos después del tratamiento, ANTES de iniciar quimioterapia u hormonoterapia para poder ser referida a tiempo a un especialista en fertilidad. Algunos procedimientos para preservar fertilidad pueden requerir que tomes decisiones y acciones relativamente rápido, para evitar demoras en tu tratamiento contra el cáncer.

El método más comúnmente empleado involucra la congelación de óvulos o embriones, llamado crio preservación.

Recuerda

  • Los tratamientos pueden ser costosos, y en muchos casos, no son cubiertos por los seguros de gastos médicos o los sistemas de seguridad social.
  • Existe poca disponibilidad de centros especializados.
  • Pregunta a tu médico sobre las opciones para ti. El Programa Joven y Fuerte puede orientarte (Contacto).

Después de terminar el tratamiento, en el momento que tu médico considere adecuado, se puede buscar el embarazo. Es importante conocer que el embarazo NO es riesgoso ni para la madre ni para el bebé una vez concluido el tratamiento. Se debe discutir con el médico el tiempo adecuado para hacerlo.

Genética

En una mujer joven, uno de los factores de riesgo más importantes que explican la aparición de Cáncer de Mama son los antecedentes familiares de cáncer.

Aproximadamente 13% (13 de 100) de los casos de Cáncer de Mama que se diagnostica en mujeres jóvenes, se debe a mutaciones (cambio en la estructura o función) en los genes. Los genes más frecuentemente alterados son los llamados BRCA1 y BRCA2.

Las mujeres más propensas para ser portadoras de mutaciones en los genes de BRCA incluyen:

  • Diagnóstico de Cáncer de Mama en edades jóvenes (40 años o menos).
  • Antecedente de cáncer de ovario.
  • Antecedente familiar de 2 o más familiares de primer grado (madre, padre, hermanos, hijos con Cáncer de Mama u ovario).
  • Antecedentes propio o familiar de cáncer bilateral (en ambas mamas).
  • Cáncer de Mama en familiares hombres.
  • Ascendencia judía Ashkenazi.

Las mujeres jóvenes con Cáncer de Mama deben de discutir con su equipo médico sobre el riesgo de tener una mutación genética y si son candidatas a realizar pruebas especiales.

La importancia de conocer si existe una alteración en uno de estos genes, se debe a que pueda existir un riesgo alto de desarrollar Cáncer de Mama, ovario y, en ocasiones, otros cánceres a lo largo de la vida. En estos casos, se requieren emplear medidas preventivas para reducir dichos riesgos, tanto para la paciente como para sus familiares.

Las principales medidas reductoras de riesgo son:

  • Cirugías preventivas: mastectomía bilateral, salpingo-ooforectomía (extirpar los ovarios y las trompas de Falopio).
  • Medicamentos: tamoxifeno.
  • Estudios de imagen para seguimiento más estrecho: mamografía y resonancia magnética nuclear.

Recuerda

  • Es necesario discutir con tu médico tu riesgo de padecer una mutación.
  • Valorar la necesidad de envío a un especialista en Genética para realizar una valoración complementaria.
  • En caso de ser necesario, se tomarán pruebas genéticas para confirmar si existe alteración en los genes.

Anticonceptivos

Es muy importante que sepas que, a pesar del tratamiento y de no presentar menstruaciones, existe riesgo de embarazo si no tomas las medidas preventivas necesarias. Esto es muy relevante, ya que los medicamentos que se utilizan para tratar el cáncer NO están permitidos para mujeres embarazadas. Lo anterior es debido a que existe riesgo de malformaciones en el cuerpo del bebé causadas por los medicamentos, que es mayor en los primeros tres meses del embarazo.

Por todo lo anterior, es importante que mientras estés en tratamiento contra el Cáncer de Mama utilices métodos eficaces para no embarazarte.

  • Si ya no se desean tener hijos biológicos la opción más recomendada es la cirugía.
    • Oclusión tubárica bilateral (también llamada salpingoclasia) para la mujer.
    • Vasectomía para el hombre.
  • Si aún se desean tener hijos a futuro también existen opciones:
    • DIU de cobre
    • Preservativo

El coito interrumpido y el ritmo NO se consideran métodos efectivos.

Es importante que sepas que los anticonceptivos tomados, inyectados, colocados como parches o implantes debajo de la piel, funcionan debido a que son hormonas que producen cambios dentro de tu cuerpo que evitan que estés preparada para concebir un bebé. Estos anticonceptivos NO se pueden utilizar en pacientes que hayan padecido Cáncer de Mama.

Recuerda

  • Debes consultar con el médico cuál es el método más adecuado para ti.
  • Están prohibidos los métodos anticonceptivos que incluyan hormonas.

Sexualidad

La sexualidad es un aspecto muy importante de nuestras vidas y generalmente, suele tener un peso relevante en las relaciones de pareja.

Existen muchas cosas que puedes hacer para que la enfermedad afecte lo menos posible tu sexualidad y tus relaciones íntimas.

Es necesario que conozcas las consecuencias que los tratamientos y la situación emocional que atraviesas puedan generar sobre tu sexualidad. Es fundamental aclarar que la sexualidad depende, tanto del aspecto físico, como del psicológico.

#

A pesar de estos cambios, conociendo estos cambios y manejando las molestias y efectos, se puede lograr alcanzar una sexualidad satisfactoria después de haber tenido un diagnóstico de cáncer.

Recuerda

  • Considera buscar nuevas formas de dar y recibir placer. Cuando se habla de sexualidad e intimidad no todo gira alrededor de las relaciones sexuales.
  • Recuerda que independientemente de la etapa de la enfermedad o el tratamiento que estés recibiendo, las caricias y los masajes entre la pareja siempre son posibles; por ejemplo, dale ideas sobre cómo prefieres que te acaricie, o si lo que deseas en este momento es una sexualidad menos genital.
  • Habla con tu pareja. Explícale cómo te sientes, infórmale si te sientes lista para iniciar de nuevo tu vida sexual, o bien explícale si no te sientes preparada y necesitas más tiempo.
  • Las molestias ocasionadas por la sequedad vaginal pueden mejorar y desaparecer empleando lubricantes vaginales (no hormonales) antes de cada relación y humectantes vaginales. Pregunta a tu médico cuáles son las mejores opciones.

Recuerda

  • Es muy importante que busques ayuda para mejorar los síntomas relacionados con la afección en tu sexualidad, ya que estas molestias no mejoran por sí solas.
  • Guía a tu pareja acerca de la forma de acariciarte que te resulta más satisfactoria.
  • Si es muy complicado hablar de estas molestias con tu pareja, no dudes en pedir ayuda a un especialista.

Menopausia

La menopausia inducida (provocada) o prematura (antes de tiempo) ocurre cuando los problemas de salud o diversos tratamientos causan que tu ciclo menstrual se suspenda temporalmente, o desaparezca por completo.

Los tratamientos que pueden causar esto en mujeres jóvenes con cáncer de mama son la quimioterapia y algunos medicamentos anti-hormonales (tamoxifeno u otros).

Los síntomas de la menopausia incluyen bochornos y sudores nocturnos, problemas para conciliar el sueño, problemas de memoria, depresión o ansiedad, y síntomas urinarios y/o vaginales.

Recuerda

  • Para manejar los bochornos, evita los detonantes comunes como el estrés, comidas picantes, cafeína, y fumar.
  • Existen medidas no farmacológicas para controlar tus síntomas tales como: meditación, ejercicio, yoga.
  • Si tu médico lo considera necesario, puede recetarte medicamentos para controlar los síntomas.
  • Está contraindicado tomar terapia de reemplazo hormonal.

Generic placeholder image