Tratamiento

No todas las pacientes reciben el mismo tipo de tratamiento. Algunas pacientes únicamente requieren cirugía, y en otras, es necesario complementar con terapia adicional.

Tu doctor te indicará cuál es el mejor tratamiento para ti y, en algunos casos, también puede informarte sobre varias opciones para que tú participes en la toma de decisiones. Es importante saber que:

#
  • No en todos los casos es necesario retirar todo el seno (mastectomía).
  • La cirugía conservadora es segura cuando el tumor está localizado en una sola parte de la mama (siempre se acompaña de radioterapia).
  • Muchas veces se tiene que operar la mama y la axila.
  • Casi siempre se puede hacer una reconstrucción de la mama si fue necesario extirpar todo tu seno, ya sea en el mismo momento de la mastectomía o tiempo después de terminado tu tratamiento.

Para aquellas pacientes que reciban asesoramiento genético y en las que se soliciten pruebas genéticas, los resultados pueden tener implicaciones en la toma de decisión del tratamiento (Ver sección Genética).

  • Tratamiento local: se refiere al que actúa directamente en la zona del tumor, para reducir su tamaño o eliminarlo. Se conforma por la cirugía y la radioterapia.
  • Tratamiento sistémico: se refiere a los medicamentos que se utilizan para eliminar las células tumorales que pudiesen encontrarse tanto en el sitio del tumor, como en otras partes del cuerpo. Lo componen la quimioterapia, la terapia anti-HER2 y la hormonoterapia.
#

Cirugía

Cirugía de la Mama

Según las características particulares de cada paciente, el cirujano decidirá cuál es el tipo de cirugía adecuado. Existen dos tipos de cirugía de la mama.

Cirugía conservadora

  • Sólo se retira el tumor junto con tejido alrededor de él, que se encuentre libre de tumor (márgenes libres).
  • Se acompaña de tratamiento con radiaciones para prevenir que el tumor vuelva a aparecer en la mama.
  • Se recomienda para pacientes con tumores pequeños localizados en una sola parte de la mama.
#

Cirugía radical/ Mastectomía

  • Se retira toda la mama.
  • Generalmente el cirujano dejará temporalmente unos tubos (drenajes) para tratar de eliminar líquido que se acumula después de la cirugía.
  • Se recomienda para pacientes con tumores que ocupan un área extensa de la mama, cuando hay varios tumores en distintas partes de la mama y pacientes que no pueden recibir radioterapia.
#

Cuando se realiza una mastectomía, se puede realizar una reconstrucción (cirugía plástica) de la mama; es decir, el cirujano puede realizar un procedimiento para intentar igualar a la mama que se ha resecado (ver sección Cirugía reconstructiva).

Antes de que programen tu cirugía, haz una lista de todas las dudas que tienes al respecto. Pregúntalas a tu médico.

Cirugía de la axila

Al momento de la evaluación clínica, el cirujano revisa los ganglios en la axila para ver si no están afectados por el tumor. Sin embargo, no es suficiente la sola evaluación clínica para determinar si los ganglios están afectados por el cáncer y normar su conducta.

#

El ganglio centinela es el ganglio más cercano al sitio del tumor y se extrae para su análisis. Este procedimiento consiste en:

  1. Inyectar un colorante alrededor del tumor antes de la cirugía.
  2. Este colorante viajará hacia los ganglios linfáticos de la axila más cercanos del tumor y los pintará.
  3. Al momento de la cirugía, se retira el ganglio o los ganglios pintados y se mandan a analizar bajo el microscopio.
  4. Los patólogos buscan si hay tumor, o no, en esos ganglios.

Si el ganglio centinela no tiene tumor, se dice que el ganglio es negativo, y no es necesario hacer otra cirugía en la axila para retirar más ganglios. Por otra parte, si el ganglio centinela sí tiene células tumorales en el estudio de patología, se dice que el ganglio es positivo, y generalmente se requiere retirarlos a través de un procedimiento llamado disección axilar.

#

En la disección axilar, se quitan todos los ganglios de la axila para dejarla limpia de tumor. Recuerda que el número de ganglios afectados varía de persona a persona.

#

Cirugía reconstructiva

Este procedimiento está a cargo de un cirujano plástico, y se puede realizar a través de:

  • La colocación de unos dispositivos, conocidos como expansores, que se colocan por debajo de la piel y se inyectan con agua para estirar la piel y poder colocar después una prótesis (implante).
#
  • La colocación de una pequeña parte del tejido de tu abdomen o espalda, que se conocen como injertos.
#

La reconstrucción puede realizarse al mismo tiempo de la cirugía o inclusive meses o años después. El tipo y tiempo de reconstrucción dependerá de cada caso.

Cuidados después de la cirugía

En ocasiones es necesario dejar drenajes (tubitos de plástico que recolectan líquido del sitio de la cirugía y evitan que éste se acumule e infecte). Tu médico te dará instrucciones de cómo cuidar los drenajes si es que te los dejaron, así como el aseo y cuidado de la herida de la cirugía.

Es importante saber que:

  • Puedes experimentar dolor, hinchazón, insensibilidad e incluso moretones en el área de la cirugía.
  • Puede también aparecer hinchazón en el brazo si se realizó una cirugía en la axila, esto se conoce como linfedema.
  • Si aparece alguna molestia que te parece anormal, consulta con tu médico para que resuelva tus dudas e inquietudes, y verifique si hay alguna otra medida a realizar.

Radioterapia

La radioterapia es un tratamiento contra el cáncer que utiliza dosis de rayos X para destruir el tumor o los residuos microscópicos en el sitio donde se encontraban por medio de aparatos llamados aceleradores lineales.

Estas radiaciones disminuyen la posibilidad de que el cáncer regrese en la mama o en el tórax y en la región de la axila.

Es necesario recibir tratamiento con radiaciones en cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • Después de una cirugía conservadora (cuando se retira el tumor y se conserva el resto de la mama).
  • En pacientes con tumores grandes.
  • Cuando los ganglios de la axila también están afectados por cáncer.

La radioterapia se administra en sesiones, es decir, se dan pequeñas dosis al día durante un tiempo continuo (generalmente 5 semanas de lunes a viernes).

Quimioterapia

La quimioterapia es uno o varios medicamentos que se utilizan para destruir las células malignas o células cancerosas. Tiene como meta destruir todas las células malignas que pudieran estar diseminadas por el cuerpo, para reducir el riesgo de que el cáncer regrese.

Según el momento en el que se aplica la quimioterapia se le denomina neoadyuvante o adyuvante.

#

El oncólogo médico es el encargado de decidir si es necesario administrar la quimioterapia, y decidirá cual tipo es el más adecuado a cada caso.

La mayor parte de las veces, la quimioterapia se recibe a través de una infusión intravenosa, es decir, a través de las venas. En algunas ocasiones es necesario colocar un catéter, que es un dispositivo en forma de tubo delgado que se introduce en una vena y llega hacia los vasos grandes del cuerpo que están cercanos al corazón.

#

Recuerda

  • Si bien, es cierto que puede causar efectos adversos como: náusea y vómito, pérdida del cabello, diarrea, estreñimiento, baja de defensas, afección de la fertilidad y función ovárica; no quiere decir que estos les ocurran a todas las pacientes.
  • Muchos de los efectos adversos de la quimioterapia son reversibles: la náusea y vómito serán tratados con medicamentos; el cabello que se te ha caído volverá a crecer de 6-8 semanas después de la terminación del tratamiento; la diarrea y el estreñimiento se pueden controlar parcialmente con ajustes en el tipo y frecuencia de alimentación y la baja de defensas se puede controlar con medicamentos que estimulan la producción de glóbulos blancos.
  • La afección de la fertilidad puede ser permanente por lo que es muy importante saber que si buscas un embarazo al terminar tu tratamiento, habla con tu doctor antes de iniciar la quimioterapia.
  • Recuerda que cada organismo es diferente y que no todos los medicamentos provocan los mismos efectos secundarios.
  • En caso de que sientas alguna molestia durante la quimioterapia, informa a tu oncólogo para que pueda explicarte y, de ser necesario, darte tratamiento.

Datos de alarma

Si presentas cualquiera de los siguientes datos de alarma no dudes en llamar a tu médico o acudir a Urgencias:

  • Fiebre de 38°C o más medido por termómetro
  • Escalofríos intensos
  • Sangrado o moretones sin motivo
  • Erupción cutánea o alguna reacción alérgica como inflamación de la boca o garganta, picazón intensa o dificultad para tragar
  • Dolor o irritación en el área donde se inyectó la quimioterapia o se colocó el catéter
  • Dolores intensos, incluyendo dolor de cabeza
  • Dificultad para respirar
  • Diarrea o vómito prolongado
  • Sangre en las heces o la orina

Terapias anti-HER2

Existen algunos cánceres de mama que tienen el receptor (cerradura) HER2, que requieren tratamiento adicional, conocido como las terapias anti-HER2. Éstos son medicamentos que están diseñados para bloquear la actividad del receptor HER2 e interrumpir el crecimiento de las células cancerosas.

Estos medicamentos solo actúan sobre las células que tienen HER2, por lo que son más selectivos, lo que hace que solo funcionen para este grupo de pacientes, y que los efectos adversos sean menores.

La mayor parte de las veces se administra a través de la vena o de forma subcutánea (por debajo de la piel).

Recuerda

  • Las pacientes que reciben tratamiento anti-HER2 pueden experimentar, en casos aislados, problemas del corazón.
  • Tu médico solicitará estudios para revisar tu corazón durante este tratamiento. Si presentas alguna molestia con estos medicamentos, comunícalo a tu oncólogo.

Hormonoterapia

Algunos tumores de la mama necesitan las hormonas femeninas (estrógeno y progesterona) para crecer. Este tipo de tumores tienen receptores (o cerraduras) a los cuales las hormonas se adhieren, estimulando el crecimiento del cáncer. Este tipo de cáncer se conoce como Cáncer de Mama con receptores hormonales positivos.

Si tu cáncer corresponde a este tipo de tumor, el médico indicará tratamiento anti-hormonal (hormonoterapia) para disminuir las probabilidades de una recaída.

Los tratamientos anti-hormonales pueden beneficiarte al:

  • Reducir el riesgo de recurrencia del Cáncer de Mama entre un 30 al 50%.
  • Reducir el riesgo de que se forme un tumor en la mama opuesta en aproximadamente un 50%.
  • Reducir grandes tumores antes de la cirugía, en casos seleccionados.
  • Desacelerar o detener el crecimiento del Cáncer de Mama con receptores hormonales positivos cuando el tumor ha invadido otros órganos.
  • Reducir el riesgo de Cáncer de Mama en mujeres sanas con alto riesgo de padecerlo o en mujeres con lesiones precancerosas.

Existen varios tratamientos anti-hormonales, los más utilizados son:

Tamoxifeno

  • Bloquea los receptores de estrógenos, bloqueando su actividad en las células cáncerosas de la mama.
  • Se administra una pastilla diariamente por mínimo 5 años.
  • Es el medicamento indicado en mujeres jóvenes que continúan con el funcionamiento de sus ovarios.

Inhibidores de aromatasa (anastrozol, letrozol, exemestano)

  • Son medicamentos orales que disminuyen la cantidad de hormonas femeninas.
  • Se administra una tableta diariamente.
  • Generalmente, se utilizan en mujeres postmenopáusicas o en combinación con medicamentos que eliminan la producción de hormonas.

Análogos de GnRH (leuprolide, gosereline)

  • Son medicamentos que suprimen la producción de hormonas femeninas.
  • Se administran en forma de inyección mensual o cada 3 meses.

Los tratamientos hormonales pueden ocasionar efectos similares a los que las mujeres experimentan en la menopausia:

  • Bochornos, dolores musculares y articulares, resequedad vaginal, cansancio, náusea, entre otros.
  • Algunos otros pueden causar osteoporosis, es decir, descalcificación de los huesos.

Existen estrategias y medicamentos que pueden ayudar a disminuir o controlar las molestias asociadas a este tratamiento.

Recuerda

  • Si presentas alguno de estos efectos, lo comuniques al médico para que tome las medidas necesarias para disminuir estos síntomas.
  • No debes de suspender tus medicamentos porque son parte esencial de tu tratamiento contra el cáncer.

Generic placeholder image